Sugata Mitra: los niños se enseñan a sí mismos

En LIFT 207, Sugata Mitra presenta su proyecto “Agujero en la pared”. En este proyecto, niños pequeños descubren por su cuenta cómo usar un PC –y luego le enseñan a otros niños. Él pregunta, ¿qué mas pueden enseñarse los niños a si mismos?

El proyecto “Agujero en la pared” demuestra que, incluso en ausencia de la orientación de algún profesor, un medio ambiente donde se estimula la curiosidad puede motivar el aprendizaje a través de la auto-instrucción y compartir el conocimiento con los demás. Mitra, quien es profesor de tecnología educacional en la Universidad de Newcastle en Inglaterra, llama a este método “educación invasiva al mínimo”.

Sugata Mitra es el recipiente del premio TED 2013 . Su mayor deseo: Construir una escuela en la nube, donde los niños puedan explorar y aprender de ellos mismos.

Sumatra Mitra

Sumatra Mitra

Tengo un trabajo duro que hacer. Cuando vi el perfil de la audiencia aquí, con sus connotaciones y diseño, en todas sus formas, y con tanta y tanta gente que trabaja en colaboración y redes… Quería decirles, quería construir un argumento en favor de la educación primaria en un contexto muy específico. Con el fin de lograr eso, en 20 minutos, tengo que poner de manifiesto cuatro ideas — son como cuatro piezas de un rompecabezas. Y si logro hacerlo, tal vez ustedes se van a ir con la idea que podrían construir sobre mi trabajo y, tal vez, ayudarme a hacerlo.

La primera pieza del rompecabezas es la lejanía y la calidad de la educación. Ahora, con lejanía quiero decir dos o tres tipos diferentes de cosas. Por supuesto, la lejanía en su sentido normal, lo que significa que a medida que nos alejamos más y más de un centro urbano, se llega a zonas más remotas. ¿Qué sucede con la educación? El segundo, o un tipo diferente de lejanía, es que en las grandes áreas metropolitanas en todo el mundo, usted tiene los barrios de tugurios o barrios marginales, o las zonas más pobres, que son social y económicamente remotas del resto de la ciudad, por lo que es nosotros y ellos. ¿Qué sucede con la educación en ese contexto? Por lo tanto, mantengan presentes estas dos formas de lejanía.

Hemos hecho una suposición. Que las escuelas en zonas remotas no tienen profesores lo bastante buenos, y si los tienen, no pueden retenerlos. No tienen una buena infraestructura. Y si tienen alguna infraestructura, tienen dificultades para mantenerla. Pero quería comprobar si esto es cierto. Así que lo que hice el año pasado fue que contraté a un automóvil, busqué en Google, encontré una ruta hacia el norte de la India desde Nueva Delhi que, ustedes saben, no cruzara ninguna ciudad grande o grandes centros metropolitanos. Manejé cerca de 300 kilómetros, y donde encontrábamos una escuela, administrábamos un conjunto de pruebas estándar, y luego tomamos los resultados de las pruebas y los pusimos en un gráfico. El gráfico es interesante, aunque es necesario considerarlo con cuidado. Quiero decir, esta es una muestra muy pequeña, no se debe generalizar a partir de ella. Pero era evidente, muy claro, que, por esta ruta particular que tomé, entre más alejada estaba la escuela, peores parecen ser sus resultados. Esto parece un poco abrumador, e intenté correlacionarlo con cosas como la infraestructura, o con la disponibilidad de electricidad y cosas así.

Para mi sorpresa, no se correlacionan. No se correlacionan con el tamaño de las aulas. No se correlacionan con la calidad de la infraestructura. No se correlacionan con los niveles de pobreza. No se correlacionan. Pero lo que ocurrió fue que apliqué un cuestionario a cada una de estas escuelas, con una sola pregunta para los profesores, que era: ¿le gustaría mudarse a una zona urbana, metropolitana? El 69 por ciento de ellos dijo que sí, y como pueden ver aquí, pocos de ellos dicen que sí en las afueras de Delhi, y dicen que no cuando llegamos a los suburbios ricos de Delhi — porque esas son áreas relativamente mejores. Y luego, a partir de 200 kilómetros de Delhi, la respuesta es sí de manera consistente. Me imagino que un maestro que llega o entra a clase pensando todos los días: “quisiera estar en otra escuela”, probablemente tiene un profundo impacto sobre lo que ocurre con los resultados. Por lo tanto, parecía que la motivación de docentes y la migración de docentes era algo fuertemente correlacionado con lo que estaba pasando en las escuelas primarias, a diferencia de si los niños tienen suficiente para comer, o si están completamente amontonados en las aulas, y ese tipo de cosas. Así parece.

Cuando usted toma la educación y la tecnología, encuentra en la literatura que, ustedes saben, cosas como sitios web, entornos colaborativos — sobre las que han estado escuchando toda la mañana — siempre se ponen a prueba primero en las mejores escuelas, las mejores escuelas urbanas, y, según mi opinión, esto sesga los resultados. La literatura — una parte de ella, la literatura científica, culpa constantemente a las tecnologías educativas (TE) de estar sobre-promocionadas y de tener un bajo rendimiento. Los profesores siempre dicen, bueno, está bien, pero es demasiado caro para lo que hace. Porque se está poniendo a prueba en una escuela donde los alumnos ya están logrando, digamos, el 80 por ciento de lo que podrían lograr. Usted pone esta nueva super tecnología, y ahora logran el 83 por ciento. Así pues, el director mira y dice: ¿3 por ciento, por 300.000 dólares? Olvídelo. Si usted toma la misma tecnología y la pone a prueba en una de aquellas escuelas remotas donde la puntuación fue de 30 por ciento, y, digamos, la aumenta hasta el 40 por ciento, será una cosa completamente diferente. Por lo tanto, el cambio relativo que las TE lograrían sería mucho mayor en la parte inferior de la pirámide que en la parte superior, pero parece que lo estamos haciendo al contrario.

Así que llegué a esta conclusión, que la TE debería llegar a los menos privilegiados en primer lugar, no al revés. Y finalmente vino la pregunta de, ¿cómo hacer frente a la percepción de los docentes? Siempre que usted va a donde un profesor y le muestra alguna tecnología la primera reacción del profesor es, “Usted no puede sustituir a un profesor con una máquina. Es imposible”. No sé por qué es imposible, pero, al menos por un momento, si asumimos que es imposible — Tengo una cita de Sir Arthur C. Clarke, el escritor de ciencia-ficción, a quien conocí en Colombo, y dijo algo que soluciona completamente este problema. Dijo que un profesor que puede ser sustituido por una máquina debe ser sustituido. Así que, ustedes saben, esto pone al profesor en un gran aprieto, parece. De todos modos, lo que estoy proponiendo es que una educación primaria alternativa, sea cualquier alternativa que usted desee, es necesaria en donde no existen escuelas, en donde las escuelas no son lo bastante buenas, donde los profesores no están disponibles o donde los profesores no son lo bastante buenos, por la razón que sea. Si usted vive en una parte del mundo en donde nada de esto se aplica, entonces usted no necesita una educación alternativa. Hasta ahora no he encontrado una de esas zonas, a excepción de un caso. No voy a nombrar la zona, pero en algún lugar del mundo la gente dijo, no tenemos este problema, porque tenemos maestros perfectos y escuelas perfectas. Existen estas áreas, pero — de todos modos, nunca escuché eso en ningún otro lugar.

Es una moda decir que el sistema educativo es inservible –pero no, no es inservible. Es un sistema maravillosamente construido. Lo que sí sucede es que no lo necesitamos más. Es anticuado.

Voy a hablar sobre niños y auto-organización, y un conjunto de experimentos que condujeron a esta idea de cómo podría ser una educación alternativa. Los llamamos experimentos “el agujero en la pared”. Tendré que realmente pasar rápido por esto. Son una serie de experimentos. El primero se realizó en Nueva Delhi en 1999. Y lo que hicimos allí fue bastante sencillo. En esos días tenía una oficina que limita un barrio pobre, un tugurio urbano, de modo que había un muro de división entre nuestra oficina y el tugurio. Hicieron un agujero en esa pared — y por eso se llama “agujero en la pared” — y pusimos un PC bastante potente en ese agujero, empotrado en la pared de modo que su pantalla sobresalía por el otro lado del muro, también pusimos un touchpad en la pared, de manera similar, pusimos Internet de alta velocidad, pusimos Internet Explorer, cargamos Altavista.com – en aquellos días – y simplemente lo dejamos allí.

Y esto es lo que vimos. Así que esa era mi oficina. Aquí está el agujero en la pared. Alrededor de ocho horas más tarde, encontramos a este chico. A la derecha está este niño de ocho años de edad, que — y a su izquierda está una niña de seis años que no es muy alta. Y lo que él estaba haciendo era enseñarle a ella a navegar. Así que esto generó más preguntas que respuestas. ¿Es esto real? ¿Importa el idioma, porque se supone que él no sabe Inglés? ¿El computador durará, o lo romperán y lo robarán? Y, ¿alguien les enseñó? La última pregunta es lo que dice todo el mundo, pero, ustedes saben… quiero decir, deben haber asomado la cabeza por encima del muro y pedirle a la gente de su oficina ¿Puede mostrarme cómo hacerlo? y, a continuación, alguien le enseñó.

Así que llevé el experimento fuera de Delhi y lo repetí, esta vez en una ciudad llamada Shivpuri en el centro de la India, donde estaba seguro de que nadie le había enseñado nada a nadie. (Risas) Era un día cálido, y el agujero en la pared estaba en ese viejo edificio decrépito. Este es el primer niño que llegó, que resultó ser un niño de 13 años que abandonó su escuela. Llegó allí y empezó a jugar un poco con el touchpad. Muy rápidamente notó que cuando se mueve el dedo sobre el touchpad algo se mueve en la pantalla — y más tarde me dijo, nunca he visto un aparato de televisión en donde se pueda hacer algo. Así que lo descubrió por su cuenta. Le tomó más de dos minutos descubrir que estaba haciendo cosas a la televisión. Y entonces, mientras hacía esto, hizo clic accidentalmente pulsando el touchpad — van a verlo haciéndolo. Lo hizo, e Internet Explorer cambió la página. Ocho minutos más tarde, veía de su mano a la pantalla, y estaba navegando: iba hacia atrás y hacia adelante. Cuando eso sucedió, empezó a llamar a todos los niños del vecindario, y los niños venían y veían qué estaba ocurriendo allí. Para la tarde de ese día, 70 niños estaban navegando. Así que ocho minutos y un computador empotrado parecía ser todo lo que necesitaban.

Así que pensamos que esto es lo que estaba sucediendo: que los niños en grupos pueden instruirse a sí mismos en el uso de un computador y de Internet. Pero, ¿bajo qué circunstancias? En este momento había una — la principal pregunta era acerca del idioma inglés. La gente dice, sabes, realmente deberías tener esto en los idiomas de la India, así que yo dije, ¿tener qué? ¿debo traducir Internet a algunos idiomas de la India? Eso no es posible. Por lo que tiene que existir otra manera. Pero veamos, ¿cómo se enfrentan los niños al idioma inglés? Llevé el experimento al noreste de la India, a un pueblo llamado Madantusi donde, por alguna razón, no había profesor de inglés, por lo cual los niños no han aprendido nada de inglés. Y construimos un agujero similar en la pared. Una gran diferencia en los pueblos, en contraposición a los tugurios urbanos: más niñas que niños vinieron a la caseta. En los tugurios urbanos, las niñas tienden a mantenerse alejadas. Dejé el computador con un montón de CDs — No tenía Internet — y regresé tres meses después. Así que cuando volví, encontré a estos dos niños, de ocho y doce años de edad, que estaban jugando un juego en el computador. Y tan pronto me vieron me dijeron: “necesitamos un procesador más rápido y un mejor ratón”. (Risas) Así que realmente me sorprendí. Quiero decir, ¿cómo sabían todo esto? Y dijeron, bueno, lo aprendimos de los CDs. Y yo dije, pero ¿cómo entendieron lo que está pasando allí? Y respondieron, bueno, nos dejó esta máquina que habla sólo en inglés, así que tuvimos que aprender inglés. Entonces hice algunas mediciones, y estaban utilizando 200 palabras entre sí — mal pronunciadas, pero con un uso correcto — palabras como salida, detener, archivo, guardar, ese tipo de cosas, que no tienen que ver sólo con el computador, sino con sus conversaciones diarias. Madantusi parece indicar que el idioma no es un obstáculo; de hecho ellos pueden ser capaces de enseñarse el idioma a sí mismos si realmente quieren.

Por último, obtuve algo de financiación para probar este experimento para ver si estos resultados son reproducibles. La India es un buen lugar para hacer un experimento de este tipo porque tenemos todas las diversidades étnicas, todos los — ustedes saben, la diversidad genética, toda la diversidad racial, y también todas las diferencias socio-económicas. Así que pude elegir muestras para cubrir una sección transversal que abarcaría prácticamente a todo el mundo. Hice esto durante casi cinco años, y este experimento realmente nos llevó a lo largo y ancho de la India. Este es el Himalaya. En el norte, muy frío. También tuve que comprobar o inventar un diseño de ingeniería que pudiera sobrevivir al aire libre, y yo estaba usando PCs comunes, normales, por lo que necesitaba los diferentes climas, para lo que la India es también muy buena pues tenemos mucho frío, mucho calor, y así sucesivamente. Este es el desierto al oeste, cerca de la frontera con Pakistán. Y se puede ver aquí un pequeño clip de — uno de estos pueblos — lo primero que hicieron estos niños fue encontrar un sitio web para enseñarse a sí mismos el alfabeto inglés.

Luego al centro de la India – muy cálido y húmedo, aldeas de pescadores donde la humedad es un gran asesino de los aparatos electrónicos. Así que tuvimos que resolver todos los problemas que tuvimos sin aire acondicionado y con una energía eléctrica muy pobre, así que la mayoría de las soluciones que funcionaron usaban pequeñas ráfagas de aire puestas en los lugares adecuados para mantener las máquinas en funcionamiento. Quiero ser breve aquí. Hicimos esto una y otra vez. Esta secuencia es también agradable. Este es un niño pequeño, de seis años, diciendo a su hermana mayor lo que debe hacer. Y esto ocurre muy a menudo con estos equipos, que los niños más pequeños se encuentran enseñándole a los mayores.

¿Qué encontramos? Encontramos que niños de seis a trece años de edad pueden auto-instruirse en un entorno conectado, independientemente de todo lo que podemos medir. Así que si tienen acceso al computador, se enseñarán a ellos mismos, incluida la inteligencia. No he podido encontrar una sola correlación con nada, pero tenía que ser en grupos. Y eso puede ser de gran interés para este grupo porque todos ustedes están hablando de grupos. Así que aquí estaba el poder de lo que un grupo de niños puede hacer si ustedes eliminan la intervención de adultos.

Sólo una idea rápida de las mediciones. Tomamos técnicas estadísticas estándar, así que no voy a hablar de eso. Pero tenemos una curva de aprendizaje limpia, casi exactamente la misma que usted obtendría en una escuela. Voy a dejarlo en eso, porque, digo, más o menos lo dice todo, ¿no? ¿Qué pueden aprender a hacer? Funciones básicas de Windows, navegar, pintar, chatear y correo electrónico, juegos y material educativo, descargar música, reproducir video. En resumen, lo que todos nosotros hacemos. Y más de 300 niños se convertirán en alfabetas en computadores y serán capaces de hacer todas estas cosas en seis meses con un solo computador.

¿Cómo lo hacen? Si se calcula el tiempo real de acceso, muestra que son minutos por día, de modo que esa no es la forma en la que está sucediendo. Lo que usted tiene, efectivamente, es que hay un niño manejando el computador. Y en torno a él usualmente hay otros tres niños que lo aconsejan sobre qué deberían hacer. Si usa pruebas con ellos, los cuatro tendrán los mismos resultados en lo que sea que les pregunte. En torno a estos cuatro, hay normalmente un grupo de unos 16 niños que también están aconsejando, generalmente de manera errónea, sobre todo lo que pasa en el computador. Y todos ellos también superarán una prueba sobre este tema. Así que aprenden tanto observando, como lo que aprenden haciendo. Esto parece contra-intuitivo para el aprendizaje adulto, pero recuerden, los niños de ocho años de edad viven en una sociedad donde la mayoría del tiempo se les dice, no hagas esto, ustedes saben, no toques la botella de whisky. Así que, ¿qué es lo que los niños de ocho años hacen? Observan con mucha atención cómo debe ser tocada una botella de whisky. Y si le hacen una prueba, él respondería correctamente cada pregunta sobre ese tema. Entonces parecen ser capaces de aprender muy rápidamente.

¿Cuál fue la conclusión después de seis años de trabajo? Es que la enseñanza primaria puede ocurrir por sí misma, o partes de ella pueden ocurrir por sí mismas. No tiene que ser impuesta de arriba a abajo. Tal vez pudiera ser un sistema auto-organizado, de manera que — eso es lo segundo que quería decirles, es que los niños pueden auto-organizarse y lograr un objetivo educativo.

La tercera pieza es acerca de los valores, y de nuevo, para decirlo muy brevemente, hice una prueba con más de 500 niños repartidos en toda la India. y les pregunté — Les dí alrededor de 68 diferentes preguntas relacionadas con valores y simplemente les pedí su opinión. Tenemos todo tipo de opiniones. Sí, no o no sé. Simplemente tomé las preguntas en donde tengo el 50 por ciento de sí y el 50 por ciento de no, y pude obtener una colección de 16 de tales frases. Estas eran áreas donde los niños estaban claramente confusos, porque la mitad dijo que sí y la mitad dijo que no. Un ejemplo típico es, que a veces es necesario decir mentiras. Ellos no tienen una manera de determinar cómo responder a esta pregunta; quizá ninguno de nosotros la tiene. Así que los dejo con esta tercera pregunta. ¿La tecnología puede alterar la adquisición de valores? Por último, los sistemas auto-organizados, sobre los que no voy a decir demasiado porque ustedes ha estado escuchando todo sobre ellos. Los sistemas naturales son todos auto-organizados: las galaxias, las moléculas, células, organismos, sociedades — salvo por el debate acerca de un diseñador inteligente. Pero en este momento, hasta donde va la ciencia, es auto-organización. Pero otros ejemplos son los atascos de tráfico, la bolsa, la sociedad y recuperación de desastres, el terrorismo y la insurgencia. Y ustedes saben sobre los sistemas auto-organizados basados en Internet.

Así que aquí están mis cuatro frases. La lejanía afecta a la calidad de la educación. La tecnología educativa debe introducirse primero en las zonas remotas y en otras zonas después. Los valores se adquieren, la doctrina y el dogma son impuestos — los dos son mecanismos opuestos. Y el aprendizaje es muy probablemente un sistema auto-organizado. Si pone todos los cuatro juntos, nos da — en mi opinión — nos da un objetivo, una visión, para la tecnología educativa. Una tecnología educativa y una pedagogía que es digital, automática, tolerante a fallos, mínimamente invasiva, conectada, y auto-organizada. Como educadores, nunca hemos solicitado la tecnología. Seguimos tomándola prestada. Se supone que PowerPoint es considerado una gran tecnología educativa, pero no fue pensado para la educación, sino para presentaciones en salas de juntas. Lo tomamos prestada. Videoconferencia. El computador personal en sí mismo. Creo que es hora de que los educadores hagan sus propias especificaciones, y tengo una serie de tales especificaciones. Este es un breve vistazo a eso. Y tal conjunto de especificaciones debería producir la tecnología para hacer frente a la lejanía, los valores y la violencia. Así que pensé en darle un nombre – ¿por qué no lo llamamos “out-doctrination”? Y esta podría ser una meta para la tecnología educativa en el futuro lo que quiero dejar como reflexión para ustedes.

Gracias.

(Aplausos)

Traducido por: Diego Leal
Revisado por: Doris Molero

Tomado íntegro de Ted Ideas que vale la pena difundir.

 

Palabras más populares:

  • sugata mitra método