Cómo almacenar un libro en el ADN

Aproximadamente cuatro gramos de ADN podrían, teóricamente, almacenar la información digital creada por la humanidad en un año.

Densidad de información (log10 of bits/mm3) versus bits actualmente almacenados (crédito: George M. Church, Yuan Gao, Sriram Kosuri/Science)

Densidad de información (log10 of bits/mm3) versus bits actualmente almacenados (crédito: George M. Church, Yuan Gao, Sriram Kosuri/Science)

Aunque el libro de George Church, genetista de la Universidad de Harvard, no estará en librerías hasta el 2 de octubre, ya ha sobrepasado la fabulosa cantidad de 70mil millones de copias  -el triple de los 100 libros más vendidos de todos los tiempos. El libro lleva por nombre Regenesis: How Synthetic Biology Will Reinvent Nature and Ourselves.

Esta enorme cantidad de copias es posible ya que Church, profesor de genética, codificó el libro en ADN, el cual posteriormente leyeron y copiaron.

El ADN, banco de datos de la biología, largamente ha seducido a los investigadores por su capacidad como medio de almacenamiento: fantásticamente denso, estable, uso eficiente de energía y ha probado trabajar bien por al menos 3.5 mil millones de años.

Aunque este no es el primer proyecto en demostrar el potencial de almacenamiento del ADN, el equipo de Church conjuntó la tecnología de nueva generación para secuenciación con una estrategia novedosa para codificar 1,000 veces más el monto más grande que se había almacenado con anterioridad en ADN.

Los investigadores utilizaron código binario para preservar texto, imágenes y formato del libro con una densidad de 5.5 petabits (1 millón de gigabits) por centímetro cúbico. “La densidad de información y la escala se compara favorablemente con otros métodos experimentales de almacenamiento, ya sean biológicos o físicos”, indicó Sri Kosuri, científico del Instituto Wyss y uno de los autores del ensayo.

Y allí donde algunos proyectos experimentales  -como holografía cuántica-  requieren temperaturas extremadamente frías y tremendo consumo de energía, el ADN es estable a temperatura ambiente. “Puedes dejarlo donde quieras, en el desierto o en el patio de tu casa, y estará allí 400,000 años después”, dijo Church.

La lectura y la escritura en ADN es más lento que en otros medios, sin embargo, eso mismo lo hace un mejor medio para almacenar archivos gigantescos de datos que no requieren procesamiento y recuperación rápida. “Imagina que tienes grabadoras muy baratas de vídeo en cualquier lado”, dijo Church. “Pinta tus paredes con grabadoras. Casi siempre sólo grabarán la información y muy raramente alguien las consultará”.

“Pero si algo muy malo o muy bueno sucediera, seguro quieres consultar la información que allí se encuentra. Este método es mucho más eficiente en energía y mucho más compacto que se podrían considerar muchas aplicaciones impensables antes.”

Más información sobre este artículo aquí.

1 Comentario

Pings y Trackbacks

Deja un Comentario